Close

El Pastor Alemán

El pastor alemán es una de las razas de perro más populares del mundo. Trabajador nato, afectuoso con la familia, excelente guardián, paciente y protector con los niños. Valentía, abnegación y fidelidad son tres virtudes que caracterizan a este perro.

También es conocido con el nombre de Ovejero alemán, o Perro Policía (debido a que esta fuerza de seguridad en muchos países lo utiliza para diversas tareas)

Historia del Pastor Alemán

Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX, cuando en Alemania se inició un programa de crianza que dio como resultado el pastor alemán, expuesto por primera vez en Hanóver (Alemania) en 1882.

Fruto de cruces entre pastores de Turingia y Württenberg, fue creado para guarda y protección de los rebaños de carneros contra los lobos.

Maximilian von Stephanitz, capitán de caballería del ejército alemán, es considerado el padre de la raza; siendo el primer ejemplar inscrito Horand von Grafath, un animal vigoroso, de firme carácter, pelaje grisáceo y aspecto lobuno. Más tarde, tras la aparición de la Asociación de Amigos del Pastor Alemán en 1899, se inició una selección de ejemplares cuyos cruces mejoraron tanto el aspecto psíquico como físico del animal.

Características del Pastor Alemán

Aspecto general: Robusto y flexible, ligeramente alargado, cuerpo musculoso. Su natural nobleza y su seguridad inspiran respeto.

Altura: entre 60 y 65 cm. el macho, y la hembra entre 55 cm. a 60cm.
Peso: El macho ronda por los 30-40 kg, y la hembra entre 22 y 32 kg.
Esperanza de vida: 13 a 15 años.

Generalidades del Pastor Alemán

Pastor de vacas y ovejas con infatigable trote y gran inteligencia.

Ha sobresalido en numerosos trabajos útiles al hombre, tales como: guardián, perro guía, policía, perro de ataque, detector de drogas, etc.

Es un animal vigoroso, ágil, bien musculado, despierto y lleno de vida, sus proporciones físicas deben guardar relación no sólo en su apariencia sino también habrá que fijarse en su temperamento.

Debe ser un perro bien balanceado, con un desarrollo armonioso de los miembros anteriores y posteriores. Un buen ejemplar agrada a primera vista, también es muy fuerte.