Close

18 mayo, 2018

No le pegues a tu perro.

La violencia física jamás debe usarse en un perro. Nunca. Ni física ni verbal, porque lo único que aprende el perro es a tenerte miedo y a ser agresivo.
Para educar a un perro se necesitan tres ingredientes básicos: paciencia, perseverancia y compromiso. Paciencia porque cada perro aprende a un ritmo diferente, perseverancia porque es con el tiempo cuando el perro integra los aprendizajes y compromiso porque el perro será como tú lo eduques. Si te comprometes a educarlo, cuidarlo y alimentarlo, la violencia física y verbal está de lado, BRUSAN adiestramiento canino es tu mejor opción.
Te aseguro que con violencia tu perro no aprenderá, al contrario, se bloqueará en sus aprendizajes, lo alejará de ti perdiendo confianza y ganando en miedo y te perderás muchas vivencias positivas con tu perro.
Muchos adoptantes educan a sus perros como lo harían con un niño, es decir, utilizan psicología humana a la hora de educar a un perro de ahí que los perros presenten problemas a la hora de aprender: o no lo hacen, o lo hacen mal.
Educar a un perro respetando su psicología evitará que tengas que recurrir a la violencia o que pierdas los nervios. Es importante que te dirijas con profesionales para educar a tu perro, lo mejor es consultar como opción ingresarlo a una escuela de adiestramiento canino. Tu perro lo que más le alegra es poder contentarte pero si no sabe cómo hacerlo porque nadie le ha enseñado, ¿es justo que tenga que recibir golpes?